Descubrimiento de la inscripción más antigua del alfabeto árabe por parte de arqueólogos franceses.

La misión arqueológica franco-saudita de Najran, financiada por el Ministerio de Asuntos Exteriores y desarrollo internacional, acaba de hacer un descubrimiento científico de gran envergadura durante su último trabajo de campo. A un centenar de kilómetros al norte de Najran, en Arabia Saudita y cerca de Yemen, el epigrafista Frédéric Imbert, profesor en la universidad de Aix Marsella, descubrió en la zona de los pozos de Hima lo que podría considerarse la más antigua inscripción en alfabeto árabe.

El primer motivo de importancia del texto que fue descubierto es que está escrito en una grafía intermedia entre el nabateo y el árabe, llamada “nabateo-árabe”, primer etapa de la escritura árabe. Esta escritura no se había hallado en el norte de Hedjaz, en el Sinaí y en el Levante.

El segundo de estas inscripciones es que están fechadas. El periodo indicado corresponde a los años 469-470 de la era cristiana. Se trata de la más antigua forma de escritura árabe conocida hasta hoy, el “eslabón perdido” entre la escritura nabatea y el árabe.

Su descubrimiento, importante para la historia de la península arábiga y la lengua árbe, constituye un éxito para la red de misiones arqueológicas del Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo internacional que financia, en el 2014, 148 proyectos en todo el mundo en más de 60 países. Se trata también de un excelente ejemplo de cooperación entre Arabia Saudita y Francia.

publié le 16/04/2015

haut de la page